Menu

Cananea, un pueblo de cobre con corazón de oro

Grupo México es una de las mayores empresas productoras de cobre en el mundo y, desde 1942, extrae metales en distintas zonas del territorio nacional, además de contar con presencia en Perú y Estados Unidos.

Uno de los centros mineros más importantes del país es el municipio de Cananea, ubicado al norte de Sonora; es un pueblo fronterizo de aproximadamente 35 mil habitantes con una larga historia en la lucha por los derechos de los trabajadores, en su mayoría mineros, ya que a inicios del siglo XX se conoció a Cananea como la “Cuna de la Revolución Mexicana”.

Grupo México cuenta con la mina Buenavista del Cobre en este municipio sonorense, donde se extraen y producen concentrados y cátodos de cobre, pero esta empresa mexicana también ha enfocado sus esfuerzos a aumentar la calidad de vida de los cananenses mediante planes de desarrollo sustentable que involucran a todos los actores de la sociedad de este importante centro minero.

El círculo virtuoso de la sustentabilidad

“Grupo México siempre ha apoyado a las comunidades donde trabaja desde hace 48 años; concretamente para Cananea, fue hace cinco años que notamos un deterioro comunitario muy fuerte, por lo que, a la par de gestionar el inicio de operaciones en la mina, decidimos gestionar un programa comunitario que ayudara a los cananenses que son nuestros vecinos, con quienes convivimos a diario”, menciona Irma Potes, líder de desarrollo comunitario.

Para Irma Potes los cananenses son un pueblo de cobre con corazón de oro ya que “son gente muy especial, con un alto nivel de desarrollo, de formación, de cultura, son gente enorme” y esto lo demostraron hace un lustro, cuando iniciaron los proyectos de apoyo a la comunidad: “Ellos respondieron de manera inmediata y generosa, ellos entendieron nuestra propuesta de corresponsabilidad, que esto no era asunto solamente de Grupo México, sino que era de todos y para todos y se sumaron inmediatamente –y abunda– En los primeros años de trabajo los reportes mostraban que por cada peso que invertía Grupo México en Cananea, los habitantes daban casi tres pesos en tiempo voluntario y apoyo a estos proyectos”.

El consorcio minero se considera a sí mismo como “un ciudadano más” que busca “sentar las bases para que la misma comunidad decida qué proyectos quiere llevar a cabo”; dicho de otra manera, Grupo México ofrece los medios para que los cananenses decidan cómo quieren crecer o, como lo explica Irma Potes “ellos deciden dónde quieren ver a sus jóvenes y a sus niños”.

Casa Encuentro, la fábrica de sueños

La toma de decisiones suele ser un complejo problema si, en un ambiente multivectorial, se intenta realizar de manera unidireccional; es por esto que Grupo México decidió conformar un comité rotativo de 16 líderes comunitarios con influencia en Cananea en quienes recae la responsabilidad de aceptar y rechazar los cientos de proyectos que reciben mediante una convocatoria abierta que realiza Grupo México cada año.

“Casa Encuentro es el lugar donde converge la transformación social, es la fábrica de sueños hechos realidad”, comenta Irma, quie explica que “aquí se gestionan todas las herramientas comunitarias que dan paso a la transformación de la comunidad”.

El comité de Casa Encuentro busca ser un ejemplo de transparencia y pertenencia ya que se conforma mediante la invitación que Grupo México realiza a ciudadanos cananenses ejemplares, “que sus actos y trayectoria vayan de la mano con el apoyo comunitario y que sean personas de diversos ámbitos”, expone Potes. Este comité se reúne cada 15 días y todos los días cuando se tienen que decidir los proyectos que se realizarán durante ese año; cabe mencionar que los miembros del comité son voluntarios y sólo pueden ocupar dicho cargo durante tres años.

El proceso de activación de un proyecto es, en realidad, muy simple ya que Grupo México pone una bolsa de capital con el cual los proyectos se aplican, mientras que el comité de Casa Encuentro utiliza una serie de criterios –que se han perfeccionado durante estos cinco años– para decidir qué acciones se aprobarán.

Lo mejor de ser una ESR

Para Irma Potes, lo mejor de ser una ESR es ver a la comunidad feliz y en constante crecimiento, ver que “hay desarrollo en sus niños y jóvenes que, finalmente, crean un ambiente de gran paz laboral ya que las operaciones de la empresa enriquecen a la comunidad y la comunidad enriquece a la empresa de manera retroactiva”.

Además de esto, Grupo México conformó un programa de voluntariado corporativo en el que los trabajadores de la mina de Cananea fungen como Padrinos. Ellos son los encargadados de gestionar los proyectos aprobados para que se cumplan las metas en tiempo y forma; “los Padrinos son la cara de la empresa”, asegura Irma Potes y agrega que gracias a este voluntariado corporativo, los empleados adscritos al programa han desarrollado habilidades de liderazgo que se ven reflejadas en su ambiente laboral y familiar.

De viva voz

Isidro Santos, superintendente de operación del área de Concentradora de la mina Buenavista del Cobre, es un indio huasteco con 23 años trabajando para Grupo México y uno de los Padrinos que apoyan a Cananea.

Santos comenta que fue en 2009 –cuando tomó un curso de trabajo en equipo– que a él y a otros nueve mineros los invitaron a participar como voluntarios, “nos dijeron que había un proyecto para apadrinar a unas escuelas y a grupos vulnerables en Cananea, pero que había que ir a tocar puertas, nos gustó la idea y le entramos a esto”.

El trabajo como Padrino que realiza Isidro es voluntario, por lo que no recibe pago alguno, así que él continúa chambeando en la mina, por lo que el compaginar sus dos labores fue un reto: “Al principio tuve que convencer a mi jefe para que me diera la oportunidad de atender mis asuntos en Casa Encuentro, ahora tenemos un lugar específico para cumplir en la mina y con Casa Encuentro”, recuerda Isidro Santos, quien en junio cumplirá cuatro años como Padrino.

Para él, su trabajo fuera de la mina “es una labor muy bonita que genera una satisfacción distinta al trabajo, yo diría que es el plus que necesitamos los seres humanos; te ayuda a conocer más a las personas, te sensibiliza, te llena de alegría”.

Isidro recuerda algunas de las mejores experiencias que ha vivido como Padrino: “Alguna vez en Hermosillo me encontré con un niño que me dijo “Padrino, qué anda haciendo tan lejos de Cananea”, me reconoció y es una sensación muy bonita; también tuve la oportunidad de entregar un certificado en computación a una jovencita de 91 años que se graduó de un curso que dimos en Casa Encuentro; también he comido con el presidente de la empresa y he platicado con el gobernador de Sonora, entre muchas otras”.

Actualmente Isidro trabaja en un jardín de niños donde se está construyendo una biblioteca y en una primaria que “estamos poniéndola bonita, cambiando pisos, pintanto, etc. para que los niños tengan espacios más apropiados y se sientan a gusto en sus escuelas”, Santos agrega que los niños, sus padres y los directivos de las escuelas los reciben “como en casa”. “Es una relación bien padre, se han vuelto como una segunda familia”, concluye este indio huasteco, minero y orgulloso Padrino.

Desarrollo de Cananea en cifras

Desde 2009 se han otorgado 257 apoyos para la realización de proyectos:

46% Infraestructura educativa

28.5% Desarrollo social

14% Proyectos emblemá­ticos

10.5% Apoyo a instituciones de beneficencia social y comunitaria

1 millón 619 mil 575 horas de servicio se han dedicado a diversos proyectos desde el 2010.

El Hospital General de Cananea fue rehabilitado con una inversión de 6.4 millones de pesos.

Se construyó el campo de béisbol infantil de Cananea.

La Biblioteca de Cananea fue equipada y modernizada en su totalidad.

Se instalaron: centro deportivo, teatro y estación de radio en el Instituto

Tecnológico de Cananea.

Se otorgaron 120 becas educativas durante 2012.

Se han invertido 2 mil 900 millones de pesos en proyectos medioambientales.

Cinco pozos de abastecimiento de agua potable han sido habilitados para el uso de la población cananense.

Actualmente hay 47 proyectos en el programa Participemos por Cananea que han beneficiado a más de 23 mil personas.

En construcción:

80% de avance del Centro de Servicios  y Entretenimiento “Nuevo Cananea” que contará con tienda ancla, locales comerciales y de oficinas, salas de cine, boliche, alberca semiolímpica techada, gimnasio y hotel.

20% de avance del Nuevo Hopital Regional de Cananea en alianza con la Secretaría de Salud y el gobierno de Sonora.

75% de los cananenses ha sido beneficiados directamente.

Comentarios

comentarios