Menu

Carlos Ludlow

El papel del sector empresarial en la conformación de un estado sustentable

Carlos Ludlow, Presidente de AliaRSe y Presidente de Grupo Socdes, habla acerca de cómo la alianza entre iniciativa privada, estado y sociedad civil podría generar un país basado en la sustentabilidad a favor del bien común.

Se dice que la RS va más allá de lo que se está obligado a hacer por ley. En ese sentido, el sector empresarial ha jugado un papel clave en la conformación de un país sustentable, comprometido con el bien común, las buenas prácticas y el cuidado al medio ambiente. Sin embargo, ¿qué actitud debe asumir el estado ante el tema de la Responsabilidad Social y la sustentabilidad?

Con esta pregunta, Suplementos Corporativos inició una charla con Carlos Ludlow, Presidente de AliaRSe y Presidente de Grupo Socdes. Apelamos a su experiencia como empresario para compartir con los lectores qué se ha hecho y que podría implementarse para permear la filosofía de la Responsabilidad Social al interior de las organizaciones públicas.

Los inicios

“A partir de que la industria mexicana se consolidó, en los años 50, hubo empresarios que pugnaron por un trato hacia sus trabajadores más allá de la ley. Dicha iniciativa se propagó gracias a la creación de organismos como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin) y la Unión Social de Empresarios de México (Usem)”, recuerda Carlos Ludlow.

Sin embargo, el tiempo dio una lección al sector empresarial: el primer paso para la conformación de un bloque de empresarios socialmente responsable debe provenir del interior de las compañías. “Si se busca dar una imagen responsable pero la empresa no tiene la solidez Y LA CONGURENCIA para respaldar esa acción se revierte en su contra. Fue así que aprendimos que había que empezar por nosotros mismos para luego impactar positivamente a los grupos de interés”.

Fue así como, a partir de ese momento, México se dio a la tarea de encontrar el camino correcto hacia una filosofía enfocada en la Responsabilidad Social. El compromiso cobró tal fuerza que, con la llegada del nuevo siglo, el país se posicionó como líder en América Latina.

“Cada día se comprende más que o somos un país sustentable o no tendremos oportunidades de salir adelante”.

Carlos Ludlow, Presidente de AliaRSe y Presidente de Grupo Socdes.

Áreas de oportunidad en México

De acuerdo con Ludlow, en México existen, EN ESTE MOMENTO, dos áreas de oportunidad a atacar en materia de Responsabilidad Social y sustentabilidad: el cuidado al medio ambiente y la desigualdad social.

“En el terreno ecológico hay un fuerte conflicto de intereses. Por una parte se impulsan esfuerzos, como el Protocolo de Kioto, CIERTA GRANDES POTENCIAS NO SE ADHIEREN A ESTOS COMPROMISOS INTERNACIONALES. ¿Por qué? Porque es innegable que no contaminar tiene un costo. En ese sentido, habría que apelar al principio que dice ‘la Responsabilidad Social significa ir más allá del marco legal’, y alinearnos todos, sin distinción A UN MARCO CLARO, Y EXIGIBLE PARA TODOS SIN EXCEPCION”, sentencia el Presidente de AliaRSE.

Por otro lado está el tema de la desigualdad social. Es evidente QUE a nivel mundial la concentración de la riqueza no es equitativa y aunque sí hay una mejoría en la calidad de vida de algunos grupos, en México aún hay presencia de comunidades que sobreviven con $40 diarios. A decir de Ludlow, resulta vital el desarrollo de más fuentes de empleo MEJOR REMUNERADOS, DE MAYOR NIVEL QUE LA SOLA “MANO DE OBRA” AGRICOLA O MAQUILADORA; y esto sólo será posible en la medida en que se apoye y escuche a los empresarios.

Para Carlos Ludlow, la solución INCLUYE  la conformación de un plan de desarrollo regional. “Como empresarios sabemos cómo se mueve la economía de una región, cuáles son las posibilidades reales de activar su economía, qué recursos faltan y cuánto costaría”, señala el empresario. Por eso, es de suma importancia que el estado preste atención al sector empresarial y fomente la generación de alianzas Y LA COLABORACION CIUDADANA a favor del bien común.

El compromiso es de todos

“Hay un problema educativo Y CULTURAL muy grave que impide la incorporación de la Responsabilidad Social en el día a día de México. Y es que mientras en Europa el promedio de participación de un ciudadano en alguna práctica enfocada al bienestar de todos es de 20 en toda su vida, en México el promedio es de una sola participación”, advierte el también Presidente de Grupo Socdes.

En ese sentido, el empresario dice que es ya urgente cambiar la manera de pensar de los mexicanos. ¿Cómo? A partir de la difusión no sólo de esfuerzos en materia de Responsabilidad Social, sino en los resultados positivos sobre los grupos de interés y el medio ambiente.

Una buena manera de propagar las iniciativas de Responsabilidad Social es hacerlo a través de Internet, tal y como lo hace REDU, la Red Educativa  Ciudadana PARA LA CALIDAD DE LA EDUCAION –una plataforma de comunicación EN INTERNET creada por la Coparmex, Usem, Fundación Rotaria, Unión Nacional de Padres de Familia y Fonabec AC–.

Sin embargo, todo esfuerzo será insuficiente si no cambiamos todos nuestra manera de trabajar por el bien de todos. “Hay que ser congruentes y, EN LO SOCIAL tener sentido del bien común y EN LO PERSONAL moderar mis ambiciones. Hay que creer en la necesidad del bien colectivo”. ES TAN IMPORTANTE EL GENERAR UTILIDADES, COMO LA MANERA COMO SE LOGRAN, concluye Carlos Ludlow.

“La empresa es la generadora de riqueza por naturaleza; sin embargo, no se trata de que lo que me da la sociedad vaya a la bolsa de los empresarios, sino de contemplar que una parte tenga como destino final el bien común”. 

Carlos Ludlow, Presidente de AliaRSe y Presidente de Grupo Socdes.

Comentarios

comentarios