Menu

Carta Editorial 2015

En 1997, cuando el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi) inició su programa de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), dio mucha importancia a la elaboración de un marco conceptual que sustentara los lineamientos y las acciones necesarias para ayudar a las empresas a construir y adoptar en su estrategia de negocios una nueva visión que fortaleciera sus acciones de responsabilidad social.

En el año 2000 se diseñaron dos metodologías para apoyar el compromiso de responsabilidad social que deseaban adoptar las empresas con la sociedad: el Reconocimiento a las Mejores Prácticas de Responsabilidad Social Empresarial y el Diagnóstico de Responsabilidad Social Empresarial para obtener el Distintivo ESR.

A 15 años de haber emprendido esta labor, además de reconocer a las más de mil 500 empresas que se han sumado a este compromiso empresarial en México y otros países del continente, es una oportunidad para preguntarnos por los aportes de este programa a la cultura de la Responsabilidad Social Empresarial en México y los cambios que ha generado.

El posicionamiento de la Responsabilidad Social como un componente imprescindible en la gestión de los negocios es uno de esos aportes. Si hace quince años se afirmaba que la responsabilidad de las empresas eran crear empleos, pagar impuestos y generar utilidades a los accionistas, hoy en día esta visión resulta insuficiente y hasta inaceptable. Ya no se puede entender una gestión empresarial que no busca, desde su planeación, la generación de valor compartido; es decir, el beneficio de todos los grupos involucrados en el negocio, además de los accionistas.

El VIII Encuentro Latinoamericano de Empresas Socialmente Responsables, realizado del 4 al 7 de mayo en la Ciudad de México, reconoció a las empresas que iniciaron este movimiento y que han seguido un proceso de mejora continua a lo largo de los años. En el evento se hizo una reflexión acerca de la trayectoria que deberán seguir las empresas en los próximos años frente a los retos que plantea el momento actual, así como los compromisos que tendría que establecer con sus grupos de interés, a corto, mediano y largo plazos, con miras a elaborar una agenda regional que fortalezca a la RSE.

El suplemento que tienes en tus manos reporta los momentos y las ideas más relevantes de esta jornada. Te invitamos a leerlo y compartirlo para seguir impulsando el desarrollo de esta nueva visión empresarial.

 

Jorge V. Villalobos G.

Presidente Ejecutivo.

Comentarios

comentarios