Menu

El camino hacia la sustentabilidad

El convertirse en una Empresa Socialmente Responsable no es sólo llegar a potenciales clientes que guían sus hábitos de consumo por marcas que tienen prácticas sociales en sus programas, sino un proceso de crecimiento que eleva las ganancias económicas y, sobre todo, la ética de los trabajadores hacia la construcción de un mejor planeta.

El primer punto es conocer el nivel de compromiso de tus trabajadores; esto ayudará a generar estrategias internas que promuevan un compromiso genuino con la causa.

Para lograr el compromiso general se debe tener clara la visión, misión y los valores de la causa que apoyarás; además de conocer las acciones e incluir a todos los interesados en éstas con el fin de generar un ambiente de compañerismo reforzado por una causa común. Tus empleados serán tus “voluntarios”; esto te permitirá que el personal se integre de manera natural y se traduzca en una mayor eficiencia durante el periodo laboral.

Algunos consejos que pueden ser útiles para mejorar tus prácticas como ESR son los siguientes:

No te entretengas en los detalles: Si ya tienes una estrategia de responsabilidad social en marcha debes realizar juntas periódicas con el personal involucrado donde se analice la situación actual con el fin de diseñar nuevas estrategias o cambios, además de afinar detalles importantes. Esto te permitirá tener un panorama global de la situación, así como dar foro a todos los participantes que, seguramente, tendrán ideas sobre su mejoramiento.

Ten el “mapa” a la mano: Es imprescindible conocer cuál es el objetivo de la propuesta, sin él, tu equipo navegará sin rumbo y perderá el interés rápidamente. Siempre existirán obstáculos y situaciones “extrañas”, pero si conoces tu destino no perderás tiempo en caminos incorrectos.

Fluye: Es normal que te aferres al plan original pero debes tener claro que los tiempos y las formas cambian día con día por lo que debes estar dispuesto a ajustar tu plan; tener un manual de procedimientos puede ayudarte en muchas situaciones, pero si es muy rígido puede convertirse en un mecanismo que retrase tu progreso; permite que el personal voluntario tome decisiones.

Conoce tu entorno: Si tu empresa tiene presencia en distintos lugares debes tener en cuenta que cada comunidad es diferente; lo que funcionó en un lugar no necesariamente podría funcionar en otro. Conoce las necesidades de la comunidad, sus costumbres y las formas en las que conviven.

Publicidad de boca en boca: Podrías hacer una estupenda campaña de marketing que resalte tus actividades de sustentabilidad. Pero recuerda que el objetivo es generar un cambio en el entorno social. Cabe aclarar que sí es importante tener una campaña de mercadotecnia para dar a conocer tus estrategias de sustentabilidad, pero no debe ser el eje central de tus planes.

Se honesto: La transparencia en tus estrategias de sustentabilidad te ayudarán a posicionar tu marca como una ESR además de mostrar un interés genuino en el porvenir del planeta y evitará que se malinterpreten las acciones que lleves a cabo.

Ser una ESR no es sólo la “etiqueta”, sino un compromiso auténtico con la sociedad.

No debemos olvidar que, aunque no se tiene un fin lucrativo, una buena ejecución puede redituar en las finanzas de tu empresa mientras se realiza una “buena acción” que permitirá mejorar el mundo en el que se desarrollarán tus hijos.

 

Comentarios

comentarios