Menu

Entrevista con Claudia Marín

Apoyando al empresariado Jalisciense

¿Cómo nació la Fundación Social del Empresariado Jalisciense?

En 2008 se reunieron un grupo de empresarios para intentar replicar el exitoso modelo de la FECHAC (Fundación del Empresariado Chihuahuense) que tiene un mecanismo de recaudación que se aplica a través de una sobre tasa al impuesto de la nómina para invertirse totalmente a proyectos sociales.

Hicimos una interesante gestión y cabildeo en 2008. Además nos constituimos legalmente en ese año, pero en noviembre de 2008, los diputados que estaban en ese momento, decidieron simplemente no subir la iniciativa, y se quedó congelada la idea. Aún así, nuestros 17  Consejeros decidieron seguir adelante y nos dimos a la tarea de crear un modelo en la fundación, para demostrar que nuestra intención era y es genuina. Lo que empezó como programa ahora es una certificación  llamada Empresa de bienestar Libre de Adicciones (ELA).

¿De qué manera apoyan a las personas desprotegidas?

Creamos este modelo gracias a la idea de nuestro consejero Lorenzo Servitje Montull, quien nos pidió que trabajáramos en el tema de adicciones. Reunimos a un grupo de expertos, entre ellos 2 Universidades: la Universidad de Guadalajara y el ITESO; también invitamos a la Secretaría de Salud a través del Consejo Estatal Contra las Adicciones, a quien llamamos el actor social, que fue Jorge Sánchez Mejorada, presidente de la Federación de Comunidades Terapéuticas y participó nuestro Consejero Carlos González Lozano.

Entre todos buscamos durante 1 año de qué manera se podía ayudar a los adictos funcionales. Todas las instituciones tenían no menos de 10 años trabajando en el tema en Jalisco. Nos sentamos en una mesa periódicamente durante 2009 y creamos un modelo, el cual se implementó a manera de pilotaje en 2010 en dos empresas, para 600 personas.

Dio muy buenos  resultados y la metodología se formalizó; es muy importante mencionar que los expertos nos abrieron los ojos en el tema de las adicciones y nos enseñaron con magnífica argumentación, que lo que teníamos qué hacer si queríamos combatir o erradicar las adicciones, era trabajar en el bienestar de las personas; es un modelo preventivo y correctivo. No hemos encontrado en el mundo un modelo similar.

El programa comienza con una concientización al dueño de la empresa de lo que es esta metodología, ya que es muy demandante por el nivel de involucramiento y profundidad. Lo que nosotros hacemos es un proceso de cambio personal, basado en la capacidad que tiene una persona para tener una mayor conciencia, esa es la base, que la persona comprenda quién es, para qué está y hacia dónde decide ir.

Se tiene que hacer a través de 5 momentos:

Cada Módulo es de dos meses aproximadamente, con un trabajo diario. Primero está el Autoconocimiento, después Proyecto de vida, después equilibrio de vida, para entonces poder mencionarles la palabra adicción, sin que la vean como una amenaza. El quinto Módulo es Felicidad y bienestar, que son herramientas prácticas. Durante todo el proceso hay una parte clave, medular e indispensable, que es lo que llamamos Grupos de Bienestar, se forman desde el primer día que llegamos a la empresa y de manera voluntaria, entre 7 y 10 personas; tienen una metodología muy estricta y se reúnen una vez a la semana para platicar entre ellos de los temas que están alineados en cada uno de los módulos.

Somos 55 personas en la Fundación, contando Consejeros, Voluntarios y todo el equipo operativo. Hemos llegado a más de 7 mil personas y esto gracias a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social y al Consejo de Cámaras Industriales, que han apoyado de manera concreta. En 2014 y gracias a estos avales, el modelo se convirtió en una certificación, y ahora certificamos a todas las personas que viven el proceso de manera constante y permanente.

La certificación tiene valor curricular, así que, si en tu empresa tú eres el dueño y estás implementando esta certificación y llega a pedir trabajo alguien con un certificado de éstos, tú sabrás que esa persona ya vivió por lo menos 200 horas de búsqueda de toma de conciencia, y que además tuvo a su servicio un Centro de Atención y Soporte las 24 horas del día durante todo el tiempo que tomó esta certificación.

El programa abarca 2 etapas, la primera dura 16 meses, la segunda 12, ésta última consiste en temas de relaciones laborales positivas y es con la misma metodología de reunirse en sus Grupos de Bienestar, ahora de manera más espaciada. Es una metodología estricta de orden, confidencialidad y de hablar siempre en primera persona, todo esto buscando que el colaborador logre tener confianza y pueda expresarse verbalmente sobre lo que está pasando en su vida.

Es indispensable que desde el dueño de la empresa hasta la persona de intendencia participen. El proceso de Autoconocimiento es lo que más impacta.

Se necesita un mínimo de 100 personas para poder implementar el modelo, la inversión es de 950 pesos por colaborador por todo el proceso, el costo real es de 2 mil 700 pesos por colaborador, por lo que nosotros tenemos una campaña de procuración de fondos y tenemos aliados como la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, la Secretaría de Salud y fundaciones nacionales, que invierten para que este gran proyecto sea posible.

*Para más información pueden visitar www.fejal.org

¿Sabías qué?    411 empresas fueron reconocidas con el distintivo ESR 2014

Comentarios

comentarios