Menu

La Responsabilidad Social en Ecuador

Augusta Bustamante, Presidenta del Consorcio Ecuatoriano para la Responsabilidad Social (CERES).

La Presidenta del Consorcio Ecuatoriano para la Responsabilidad Social (CERES), Augusta Bustamante, compartió con Suplementos Corporativos la experiencia de la Responsabilidad Social en su país.

CERES es un una red compuesta principalmente por empresas y fundaciones empresariales que promueve el concepto y las mejores prácticas de Responsabilidad Social. En Ecuador, cuenta ya con nueve años como una de las principales impulsoras de esta filosofía.

“En mi país el fenómeno de la Responsabilidad Social es bastante peculiar; sobre todo si tomamos en cuenta que éste forma parte de un grupo de países con una economía calificada como pobre”, señala Augusta Bustamante. “En ese sentido, el primer paso lo dimos a partir de un movimiento grande de voluntariado, sobre todo en los sectores altos”.

La Presidenta de CERES recuerda que en el año 2000 las Naciones Unidas hizo una evaluación en torno a la labor de voluntariado en Ecuador y contabilizó cerca de 400 asociaciones. Sin embargo, esas esfuerzo no eran propiamente socialmente responsables sino más bien eran iniciativas de carácter asistencialista.

De la buena voluntad a la responsabilidad compartida

Ahora, el desafío de Ecuador ante la Responsabilidad Social es asumirla como tal. Y el primer paso vino con dos sucesos que marcaron la historia del país sudamericano: la promulgación de una nueva constitución en 2008 y la llegada de un régimen de izquierda.

“En esta constitución se incluyeron por primera vez los derechos del consumidor. Esto exige a las empresas brindar un correcto seguimiento a los reclamos, por ejemplo”. Además, el documento contempla tanto la participación ciudadana como los derechos de la naturaleza. “Esto nos ubica en un marco constitucional que le da voz tanto al consumidor como a la naturaleza”.

Aunado a ello, con la llegada de un gobierno de izquierda surgieron iniciativas que impulsan la Responsabilidad Social como la propuesta Yasuní-ITT y la inclusión de al menos 4% de personas con discapacidad en las filas de las empresas.

El papel del sector financiero ecuatoriano

“Desde mi trinchera –es decir, desde el punto de vista del sector financiero– considero que aún no hemos hecho consciencia del poder que tenemos”, advierte Bustamante. Y es que hacer inversión en empresas con iniciativas socialmente responsables significa que estás apostándole a organizaciones con un buen desempeño ambiental y social.

No obstante, el sector financiero ecuatoriano ya trabaja en impulsar estrategias a partir del crédito socialmente responsable. “Mientras que la inversión socialmente responsable se trata de cómo destinas tus recursos, el crédito tiene que ver más con iniciativas que impacten positivamente tanto a la comunidad como al medio ambiente”, explica la vocera de CERES.

Por último, el es que no se trata sólo de brindar un producto de inversión social, sino de evangelizar al mercado para que opte por apoyar proyectos que probablemente no arrojarán ganancias de manera inmediata sino que trabajarán a favor del bien común.

Bookmark and Share

Comentarios

comentarios