Menu

Avanza La Gran Muralla Verde: 8 mil Km de árboles para salvar África

Lo que fue el feroz avance del desierto del Sahel y el Sahara, que dejó casi inhabitable la mayoría de las zonas de los países que rodean ambos desiertos obligando durante años al pueblo Fulani a estar movilizándose constantemente en busca de prados para sus rebaños, ha cambiado notablemente.

En la actualidad, debido a un proyecto que se puso en marcha en 2007, el panorama es considerablemente distinto. Once países africanos en un proyecto propuesto por la Unión Africana, quieren construir una muralla verde de 7.700 km de largo y 15 km de ancho entre Senegal y Yibuti, con el objetivo de parar el avance del Sáhara hacia el sur.

Un proyecto inteligente y sostenible conocido como la Gran Muralla Verde (Great Green Wall) se inició en África en 2007.

Este maravilloso proyecto consiste en el cultivo de una extensa área verde en África. Y una vez concluido, la vegetación se extenderá por 8.000 km con la finalidad vital de ser fuente de alimentación y proporcionar un futuro mejor para los millones de africanos que sufren las consecuencias del cambio climático, debido al calentamiento global.

La Gran Muralla Verde al ser concluida, será la mayor estructura viva de la Tierra y una nueva Maravilla del Mundo. Esta muralla verde se inicia en la región del Sahel, Túnez, en la frontera sur del desierto del Sahara, uno de los lugares más pobres y áridos del planeta.

El Sahel está entre las zonas que más sufren con el impacto devastador de los efectos del calentamiento global afectando a millones de habitantes con el hambre, la sequía, la disputa por los recursos naturales y la migración masiva a Europa para huir de la miseria.

Otros países africanos como Senegal, Occidente africano y Yibuti, en Oriente, también enfrentan estas dificultades y se están empeñando en revertir esa situación.

En el video de la Globo Play News con los reporteros de Qué mundo es ese? mostrando el Senegal y siguiendo en un largo viaje hasta los límites del desierto del Sahara para conocer la Gran Muralla Verde, una acción de 11 países africanos para contener el avance del desierto y resolver el problema de la sequía y el hambre en estos territorios.

Esta iniciativa africana ha progresado y ha cambiado considerablemente en estas regiones, aumentando las posibilidades de una vida mejor con más alimentos, empleos, salud, naturaleza, estabilidad material y preservación del medio ambiente.

La Muralla Verde se inició como una acción pionera de la Unión Africana de crear paisajes verdes y hacer productivo el suelo africano, abarcando territorios como el Norte de África, el Sahel y el Cuerno.

Áreas cubiertas por la Gran Muralla Verde

En la actualidad, la Gran Muralla Verde se ha expandido e involucra a más de 20 países de la región Sahelo-Sahariana, que son: Argelia, Burkina Faso, Benin, Chad, Cabo Verde, Yibuti, Egipto, Etiopía, Libia, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria , Senegal, Somalia, Sudán, Gambia, Túnez.

¿Cómo nació esa idea?

La semilla de esta idea surgió en 1952, durante una expedición en esa área, en la que Richard St.Barbe Baker, propuso crear una “barrera verde” para impedir el avance del desierto.

La idea de él fue recordada en 2002 en la cumbre de Yamena (Chad), con motivo del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Seca y en 2005 fue presentada y aprobada por la Conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados del Sahel y del Sáhara, durante el Séptimo Período Ordinario de Sesiones, celebrado en Ouagadougou (Burkina Faso).

Muralla Verde, un emprendimiento Green Economy

Este emprendimiento de economía verde, Green Economy, tiene el objetivo de promover el desarrollo de comunidades autosustentables con actividades agrícolas, económicas, con base en el desarrollo ambiental.

El objetivo de este emprendimiento es restaurar la productividad de los bosques y dar condiciones a los habitantes de esa región para enfrentar los desafíos del cambio climático.

La Gran Muralla Verde está siendo formada por la plantación de acacias, árboles que soportan regiones áridas, siendo resistentes a la sequía, pues sus raíces acumulan agua.

Este gran ala verde se extenderá a 8.000 km de longitud, 15 km de ancho, al principio para arborizar a 11 países africanos.

Actualmente, este proyecto concretó el 15% de su meta, pero ya está presentando muchos beneficios en los países involucrados.

En Senegal, se plantaron árboles en cerca de 12 millones de hectáreas de tierra y en otros países africanos como Etiopía, 37 millones de hectáreas de tierra fueron restauradas y en Nigeria, 5 millones de hectáreas de áreas degradadas fueron vitalizadas.

El sitio oficial de Great Green Wall sintetiza el objetivo de este emprendimiento con el siguiente mensaje:

Esta iniciativa está transformando la vida de millones de personas al proporcionar tierras fértiles, producción de alimentos, generación de empleos, inserción de la mujer en el campo de trabajo, previniendo la emigración forzada y apaciguando conflictos locales por tierras.

Una acción con repercusión global

La ONU destaca la importancia de la repercusión positiva de la Muralla Verde a nivel global, pues la concreción de esta acción pretende evitar que durante la próxima década, 50 millones de personas estén obligadas a desplazarse a causa de la desertificación, resultante de los cambios climáticas y el agotamiento de los recursos naturales.

La “Acción contra la Desertificación” es una iniciativa del Grupo de Estados de África, el Caribe y el Pacífico (ACP), que se implementa con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), y la contribución financiera de la Unión Europea.

En los últimos 9 años, desde que se inició su proyecto, solo se ha completado un 15% de La Gran Muralla Verde. Sin embargo, a pesar de ser un proyecto joven aún, ese avance del 15% ya ha brindado muchos beneficios. Reduciendo considerablemente desde el 2010 las movilizaciones del pueblo Fulani, debido a que ahora tienen disponibles más zonas verdes de las que disponían antes del inicio de la creación de la muralla.

Aunque pueda parecer que el avance es muy pequeño, la realidad demuestra otra cosa muy diferente.  Además, quedan muchos años más para lograr terminar el proyecto, el cual no solo conlleva la plantación de los árboles, sino que también se proyecta la creación de un dique y un gran sistema de riego para potenciar la agricultura en los países africanos más afectados por el hambre.

¡La increíble la capacidad humana de reinventarse y regenerarse!

Esta iniciativa muestra lo que la voluntad de superar un desafío, la determinación para alcanzar un objetivo y la unión de las personas puede realizar, como por ejemplo.

 

Fuente: www.ecoportal.net

Facebook Comments