Portada » Flying-V: Un prototipo del avión de alas voladoras de aspecto futurista
Actualidad Medio Ambiente

Flying-V: Un prototipo del avión de alas voladoras de aspecto futurista

Flying-V: Un prototipo del avión de alas voladoras de aspecto futurista
Un modelo a escala del avión del futuro de KLM Royal Dutch Airlines acaba de tomar vuelo por primera vez en un evento histórico para el impulso de la aerolínea de bandera holandesa por aviones más eficientes y responsables con el medio ambiente.

Rendering de KLM Royal Dutch Airlines’ Flying-V aircraft. KLM Royal Dutch Airlines

Introducción

Un modelo a escala del avión del futuro de KLM Royal Dutch Airlines acaba de tomar vuelo por primera vez en un evento histórico para el impulso de la aerolínea de bandera holandesa por aviones más eficientes y responsables con el medio ambiente.

Los ingenieros vieron por primera vez en agosto lo que algún día podría ser el nuevo buque insignia de la flota de KLM cuando el demostrador Flying-V de aspecto futurista se elevó con éxito a los cielos de Alemania. El vuelo teledirigido fue la culminación de dos años de trabajo de ingenieros de KLM y la Universidad Tecnológica de Delft.

El Flying-V se diferencia de los aviones convencionales, ya que el fuselaje y las alas se fusionan para formar un ala voladora gigante. Los nuevos aviones de largo alcance de Airbus y Boeing se centran en la eficiencia mediante el uso de compuestos y motores de bajo consumo de combustible, pero los aviones de alas voladoras llevan la eficiencia al siguiente nivel con un diseño de fuselaje aerodinámico radicalmente nuevo que permite distancias más largas y un mejor rendimiento del combustible.

El diseño de alas voladoras está ganando tracción

Las aerolíneas y los fabricantes de aviones están mirando más allá de los aviones convencionales actuales hacia los diseños del futuro, y el diseño del ala volante está ganando terreno. Las tendencias de la industria exigen aviones más pequeños y eficientes, en contraste con la época dorada de la aviación que exigía aviones más grandes como el Boeing 747 de cuatro motores, que alguna vez fue necesario para viajes de largo alcance sin escalas.

KLM dijo que el Flying-V tendría la misma envergadura que un Airbus A350, lo que le permitiría utilizar las puertas y calles de rodaje de los aeropuertos existentes, un problema que los ingenieros de Boeing tuvieron que resolver con el nuevo 777X equipado con alas plegables. Y el Flying-V podrá volar más lejos que el A350 con la misma carga de combustible y aproximadamente el mismo número de pasajeros.

Las cabinas de pasajeros probablemente se dividirían entre las dos patas del diseño del fuselaje en forma de V, mientras que los motores turbofan que accionan el ala descansarían sobre el fuselaje en lugar de debajo del ala, un diseño raro pero probado.

Los investigadores dicen que el diseño reducirá el consumo de combustible en un 20% de los aviones más avanzados de la actualidad, como el Airbus A350 y el Boeing 787 Dreamliner, ambos empleados por Air France-KLM, la empresa matriz de la aerolínea holandesa y una de las más grandes. grupos de aerolíneas en Europa.

KLM anunció su inversión en el diseño de la nave con TU Delft en junio de 2019 en la reunión general anual de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo en Seúl, Corea del Sur.

La aviación civil es una de las grandes responsables del cambio climático. Al calor de la globalización, las últimas décadas han registrado un aumento exponencial en el número de aviones en el cielo. Sin embargo, a diferencia de los coches, que empiezan a abrazar nuevos sistemas de locomoción eléctrica, la mayor parte de los aviones siguen volando gracias al queroseno, con un pequeño porcentaje impulsado por biocombustibles. Una de las explicaciones es que la proporción entre el peso de las baterías y la energía requerida dificulta grandemente el diseño de naves operativas. Por eso, gran parte de los esfuerzos se han centrado en mejorar la eficiencia energética. Así, entre 2009 y 2020 se produjo un incremento anual del 2,1 % en el aprovechamiento de combustible.

Trabajando codo con codo con Airbus, los ingenieros de la Universidad de Delft han creado un prototipo a escala para demostrar la viabilidad de la tecnología. El avión inicial, con una envergadura de apenas tres metros, ha llevado a cabo su primer vuelo de prueba, donde ha demostrado sus cualidades aerodinámicas. El vuelo cumplió todas las expectativas con creces, tanto en términos de estabilidad como de consumo energético, aunque los ingenieros informan de que el aterrizaje fue un poco más brusco de lo esperado.

Una vez capturados los datos del vuelo con los sensores instalados en la nave, el siguiente paso será introducirlos en un simulador digital que permita afinar el diseño a efectos de fabricar el avión definitivo. Ciertamente, promete ser bastante más grande que el primer prototipo, ya que los desarrolladores calculan que podría superar los sesenta metros de envergadura y transportar a más de trescientos pasajeros.

Otros diseños prometedores

Los aviones de hoy son más ligeros y ahorran más combustible que hace 50 años. De hecho, la mejora de la eficiencia del combustible en los aviones ha ayudado a ahorrar miles de millones de toneladas de CO2 desde 1990. Sin embargo, la arquitectura de los aviones comerciales se ha mantenido prácticamente sin cambios, por lo que adaptar las nuevas tecnologías a las configuraciones existentes ha sido un verdadero desafío. Pero, ¿y si el diseño de aviones pudiera revisarse por completo? Presentado en el Salón Aeronáutico de Singapur 2020, el demostrador de aviones MAVERIC está haciendo precisamente eso.

Además de iniciativas como el Flying-V, la industria aeronáutica se encuentra inmersa en la creación de nuevos diseños que cambien radicalmente el enfoque utilizado hasta ahora. Un proyecto tecnológicocercano al prototipo holandés sería el MAVERIC presentado por Airbus en el Singapore Air Show de 2020. Ambos comparten el uso de turbinas instaladas en la parte superior del fuselaje, pero en este segundo caso se apuesta por un diseño en forma de ala delta. Los pasajeros irían distribuidos a lo ancho de la estructura del avión en lugar de longitudinalmente. Se prevé que este modelo ofrezca también una mejora del 20 % en el uso de combustible.

El diseño de “cuerpo de ala combinada”, con una distribución amplia de la cabina, podría reducir el consumo de combustible en aproximadamente un 20% en comparación con los modelos actuales de pasillo único con el mismo motor. La integración de varios otros tipos de sistemas de propulsión también es una posibilidad gracias a la configuración espaciosa, que abre el espacio de diseño de formas nuevas y emocionantes.

Naturalmente, la verdadera sostenibilidad vendrá dada por el uso de nuevas tecnologías de propulsión con cero emisiones de carbono. Un ejemplo de ello es el prototipo E-Fan X que también pudo verse en la misma feria. Se trata de un avión con propulsión eléctrica con el que ya se han realizado las primeras pruebas de viabilidad.

Por ahora, lo más probable es que veamos la introducción de modelos de propulsión híbrida, que combinen el uso de combustible tradicional y motores eléctricos de apoyo. Si el primero vuelo de los hermanos Wright fue una proeza del ingenio humano, el paso a una aviación ecológica promete ser una transición igualmente formidable.

Fuente: www.businessinsider.com

Facebook Comments

Comentarios

comentarios

Acerca del Autor

ESRMÉXICO

ESR México ofrece a sus lectores información acerca de como las empresas de México implementan la Responsabilidad Social en su actuar diario.