Medio Ambiente

Los girasoles en Oaxaca están salvando a las abejas

Los girasoles danzan al ritmo del sol: se cree que giran según la dirección del astro, vital en su fotosíntesis. Conocidas también como maíz de teca o acahual, estas larguísimas flores empezaron a crecer en Oaxaca como método de cultivo alternativo ante la sequía que generó el cambio climático que, además de afectar los sembradíos y el entorno agrícola, pone en peligro a la abeja, insecto en vías de extinción.

Foto de Brett Sayles desde Pexels

Los girasoles danzan al ritmo del sol: se cree que giran según la dirección del astro, vital en su fotosíntesis. Conocidas también como maíz de teca o acahual, estas larguísimas flores empezaron a crecer en Oaxaca como método de cultivo alternativo ante la sequía que generó el cambio climático que, además de afectar los sembradíos y el entorno agrícola, pone en peligro a la abeja, insecto en vías de extinción.

El santuario de girasoles en Oaxaca

Lo que nació como una prueba piloto en 2019 para un proyecto agroturístico por parte de los campesinos de la Sociedad Integradora Agroempresarial Río Verde, hoy en día es un santuario con más de doscientos soles desperdigados en tres hectáreas de terreno en el Centro de Validación y Transferencia de Tecnología Rural. Además de las labores de investigación con apoyo de académicos de la Universidad Chapingo y el Instituto Tecnológico de Pinotepa Nacional, el lugar es un espacio abierto al público.

Durante los recorridos, guiados por los mismos agricultores que detallan la importancia de los girasoles para el cliclo de la vida natural, ayudan a los visitantes a escoger su acahual, mismo que es cortado en el instante para que se lo lleven a casa. Este 2020, podrán ser apreciados hasta finales de marzo, cuando concluye la etapa de floración.

Estas plantas son conocidas por su resistencia: necesitan poca agua y no demandan ningún tipo de tierra especial para crecer. Al contrario: al sembrarlos, se mejora el balance de nutrientes y se aumenta la materia orgánica en los suelos. También ayudan a aprovechar mejor el agua subterránea y regulan las plagas, malezas y enfermedades. Aunado a eso, su polen es mucho más nutritivo que el de otras flores, por lo que es una gran alimento para las abejas.

En el santuario, impulsado por el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), también se promueve la apicultura con la finalidad de enaltecer las propiedades de la miel oaxaqueña, misma que se ha visto afectada por la comercialización de productos similares proveniente de Asia, que aunque más baratos, no son puros. Para hacer frente a ello, los campesinos están diversificando el mercado a través de productos hechos a base de miel, como jabones, cremas, shampoos y caramelos.

En Tabasco, en el pueblo de Balancán, se encuentra un sembradío abierto al público donde los turistas pueden recorrer los campos aromáticos a lo largo de seis hectáreas. Ahí la cosecha no es escalonada por temporadas como en Oaxaca, por lo que las visitas se empiezan a dar a partir del 21 de marzo. El lugar está a unas dos horas de Villahermosa en automóvil.

Fuente: travesiasdigital.com

Facebook Comments

Comentarios

comentarios